CaipiriñaCuenta la leyenda que esta bebida se  conoce en los círculos de las familias aristocráticas, cuando el joven Joao que había ido de visita a la hacienda de si tío, en Rio grande do Sul, decidió ir a una fiesta de los campesinos disfrazado, para que no lo reconozcan. Allí mientras cantaban y bailaban hacían correr un brebaje para el desconocido.

Irasema, una bella joven de cabellos negros como la noche profunda, se le acerca convidándole su Caipiriña. Joao se niega a beberla pues desconfía que pudiera no gustarle, sin embargo la joven insiste mientras sonríe ; el joven no se decide y se  aleja.

Irasema decide no seguirlo y bailar invocando a la diosa Oyá,  en principio baila en forma ondulante, provocadora y luego entra en un frenesí que asusta a Joao y lo huye despavorido felicitándose de no haber bebido esa bebida ya que viendo lo que le había provocado a la joven, la misma estaba preparada por el mismísimo demonio.

Pasaron los días  estaba obsesionado con lo ocurrido,  no dormía y una mañana se despertó con fiebre, así lo encontró su tío, deliraba y repetía ” no quiero esa bebida, la preparo el mismo demonio”.

La Nana de la casa lo examino dijo, y no se equivocó, “el niño está en gripado”; le dio de tomar una bebida hecha de Casacha, (agua ardiente de caña de azúcar),  zumo de lima ajo y miel. Cuando Joao se mejoró quiso saber el origen de ese brebaje, la nana se reía, pues conocía por Irasema lo sucedido en el campo, entonces le preguntó, “quiere saber mi niño, cómo se llama”; el joven respondió que sí. “CAIPIRIÑA, mi niño, EL DEMONIO DE LOS BOSQUES” . Joao se desmayó de la impresión y la Nana reía a carcajadas, diciendo “me salió flojito el Niño”.